Julio 9 de 2017

Vladimiro Montesinos, asesor presidencial del presidente peruano del año 2000 Alberto Fujimori, resultó acusado por venderle 50.000 fusiles a las Farc, cada uno de los cuales, venía con 1.500 cartuchos.

Por otra parte, los fusiles que han sido robados por la guerrilla a las Fuerzas Militares colombianas se cuentan por miles. Y además, existen evidencias concretas (fotografías) de que las Farc también utilizaron armamento de las Fuerzas Armadas venezolanas.

Si a eso le sumamos la inmensa cantidad de armas de guerra que circulan en el mercado negro en el país, nos vamos a encontrar con un número gigantesco de armas, eso sin mencionar las 900 caletas que anunciaron tener las Farc.

¿Y cuánto han entregado? Un poco más de siete mil, según cifras oficiales. El ministro de defensa afirma que han perdido más de 42 mil armas, principalmente incautadas por la Fuerza Pública. De cualquier manera, es evidente que el número de armas se cuenta en cifras muy superiores a lo entregado hasta ahora.

En la caleta que recientemente encontraron las Fuerzas Militares en el Putumayo, había 54 fusiles, seis ametralladoras, dos subametralladoras, entre otros elementos. Si hay 900 caletas, quiere decir que hay en ellas más de 50 mil fusiles.

No nos llamemos a engaños. Lo que las Farc han entregado y que ni siquiera los Colombianos hemos podido ver en los medios de comunicación, porque no se ha permitido el acercamiento a estas imágenes, es casi nada en comparación a lo que verdaderamente tienen.

¿Será que va a suceder lo mismo con los milicianos, quienes todavía no sabemos cuántos son ni dónde están?

¿Será que sucederá algo parecido con las fortunas de las Farc, que apenas ahora están aceptando que existen, como las caletas de armas?

Y queda todavía el espinoso tema de las armas robadas a la fuerza pública, porque no se podrán destruir cuando las regresen.