11 Julio 2017

Todos los días vemos situaciones que nos inquietan respecto a la actuación de la justicia, lo más grave es que los medios de comunicación sirven de caja de resonancia, sin mucho análisis, a ciertos hechos. Pareciera como si ellos -los medios- y ciertos fiscales, hicieran parte de conspiraciones perfectamente planeadas.

En Medellín, el secretario de seguridad, Gustavo Villegas, hombre de familia y empresario respetado por toda la sociedad medellinense, ha sido acusado de tener vínculos con las mafias de la ciudad, con las mismas que ha venido combatiendo y desarticulando desde la Secretaría de Seguridad de la Capital de Antioquia.

De estas peligrosas bandas criminales han sido capturados más de 115 cabecillas y más de 1.800 delincuentes de menor rango. Estos resultados se han producido durante el período del actual alcalde, Federico Gutiérrez, con las gestiones del secretario de seguridad, actuaciones que han bajando dramáticamente todos los indicadores de la delincuencia en la Ciudad.

Según el Gobierno Municipal y sus asesores, este hombre de gran carisma (advierto que no lo conozco) avanzaba en un programa de sometimiento de la mano con la fiscalía -que estaba produciendo los resultados antes mencionados- y lideraba un proyecto de Ley de sometimiento para lo cual habían solicitado a Senadores y a la misma fiscalía, que fuera analizado y liderado en el Congreso, fundamentado en el desarrollo de una parte de los acuerdos de paz con las Farc que solicita combatir y desmontar las bandas criminales.

Vale anotar que de esa estrategia, su planeación y desarrollo, hay actas de las reuniones en las cuales participaba la fiscalía como autoridad competente para estudiar cada caso. Se planeaban sometimientos masivos pero con tratamiento penal individual de los delincuentes que se sometan.

Dice el Colombiano, el domingo 9 de julio de 2017 en su editorial, refiriéndose a su capacidad negociadora y a su apoyo a temas de paz y desmovilizaciones en varias épocas de su vida, lo siguiente: “la trayectoria de Villegas es larga. Fue integrante de la Comisión facilitadora de paz de Antioquia, miembro del equipo negociador del gobierno de Pastrana con el Eln, y lideró la desmovilización del Cacique Nutibara y de los Héroes de Granada.”

También se pregunta El Colombiano si lo están persiguiendo. Pero esa duda igualmente la expresan muchas personas en esa ciudad: “¿A quien le estorba el sometimiento?” Pregunta el Alcalde en un articulo en el mismo periódico el 10 de julio de 2017. “¿Les estorba Villegas?” Se preguntan otros y otras personas van más allá, cuestionan: “¿será que van por el Alcalde?”, otros dicen: “Esto más bien parece una trampa o una persecución política.” Esperemos como se desarrollan los hechos y ojalá, que si es un hombre inocente, brille la verdad, entre tanto muchas otras dudas nos asaltan desde hace años.

Por siempre recordaremos la injusticia y persecución política contra Luis Carlos Restrepo (comisionado de paz del gobierno Uribe) quien desmovilizó a aproximadamente 39.000 paramilitares y a unos 19.000 guerrilleros a través de la Ley de Justicia y Paz. Le hicieron acusaciones absurdas y se vislumbraba claramente que sería puesto en una cárcel por mucho años en el gobierno de Santos. Afortunadamente pudo escapar y hoy es asilado político en Canadá. ¿Habrá algo parecido en el caso Villegas?

Otro ejemplo es Luis Alfredo Ramos quien estuvo encerrado casi 4 años con el concurso de unos testigos falsos y aún hoy, la Corte, a pesar de haberle dado libertad provisional porque el señor no reviste ningún peligro para la sociedad, no resuelve su situación jurídica. ¿Que pasa? ¿Será que tanta demora esta motivada en que Ramos puede ser un candidato presidencial de peso que se oponga a esas fuerzas oscuras que lo encerraron?

Hay que recordar que se perfilaba como el mejor oponente a la campaña presidencial que culminó en 2014 y coincidencialmente fue acusado y encarcelado. Seguro los mismos piensan que hay que pararlo porque en 2018 puede ser un gran prospecto a la presidencia. Las patrañas jurídicas parecen ser un buen camino. ¿Serán las mismas fuerzas oscuras las que conspiran hoy contra Villegas? Yo no es que sea mal pensado, pero ¡ave maría si se parece!

Pero si de justicia extraña o manipulada se trata, recordemos que en el caso de Ramos, trascendió, en algunos medios, que los presuntos testigos falsos acusaron al senador Iván Cepeda de haberles aleccionado y prometido dádivas o prebendas para declarar en contra del exgobernador y ex senador antioqueño. Lo más grave es que la justicia no dice nada sobre este aparente delito y a la prensa le parece normal (¿será porque el señor es de izquierda?) y tampoco pregunta porque la justicia no actúa en casos como los de falsos testigos.

Lo dijimos: ¿que pasará con los militares, como el CR Mejía Gutierrez, un héroe de la patria, a quien le fue negada la libertad al acogerse a la JEP, mientras los asesinos del Nogal, los de Bojayá, Martín Sombra y muchos más, gozan de libertad y podrán dedicarse a la política. Mucho lo advertimos, ya se esta cumpliendo.