No sé cuántos insultos he recibido en estos últimos días. Hasta dulces señoras que uno puede encontrar en organizaciones de caridad y clubes del buen trato, han afilado sus uñas para cruzarme el rostro con las marcas perennes de la injuria y el desprecio.

Me han llamado “cizañero”, “pobretón”, me han acusado de haber sido guerrillero a órdenes de Petro y de Navarro, me han tildado de “apátrida y resentido social” y, lo más doloroso, me han eliminado de la lista de amigos de Facebook, bloqueándome totalmente. Esto último está más allá de lo que puedo soportar. Sobretodo porque la crueldad de mis detractores ha llegado al límite de enviarme mensajes diciéndome “Por antisantista te saqué de mi face… ok..? “Dibuja un bosque y piérdete en él, chao, te vi, estás freak.. ok?”, escritos –obviamente- en el particular estilo de las redes sociales, sin ortografía alguna pero sí con mucho desprecio que llega al alma de este ser que “por ser humilde y sencillo, me han querido maltratar”, como dice la canción.

Los presidentes Chávez y Santos, durante su amigable encuentro

¿La razón..? Decir que el doctor Juan Manuel Santos traicionó a quienes votaron por él pensando que continuaría con la obra de Uribe.

Me acusan de “comunista” porque no me gusta que se humille a nuestro país rindiéndole honores militares al bellaco que patrocina a las FARC para que asesine a nuestros compatriotas. ¡Es como si acusaran de violador a quien no desea que se le hagan fiestas al asesino y pedófilo Garavito…! Qué extraño razonamiento.

Nuestro provincialismo seudo indígena ha llevado a esta sociedad a creer firmemente que quienes son elegidos en cargos de poder, inmediatamente son revestidos por un manto de impunidad divina, y que cualquiera que ponga en duda la substancia etérea y superior que los hace como el papa: infalibles.

El borreguismo criollo, heredado de los súbditos españoles, nos hace seguir insistiendo en que un animal que camine como cuervo, se vea como cuervo, grazne como cuervo, y robe como cuervo, no es en realidad un cuervo sino un bello cisne.

Mi problema con el doctor Santos, lo diré hasta la saciedad, así sigan lapidándome en la picota pública de “carelibro”, es que traicionó al país.. traicionó a los nueve millones de personas que votaron por la continuidad de la política de seguridad de Uribe, a cambio de un maletín lleno de dólares. Ochocientos millones de dólares, para ser exactos.

Los expertos santólogos dicen que todas las guachadas que está haciendo el doctor Juan Manuel, no son más que juveniles, descomplicadas y masónicas maniobras urdidas juguetonamente entre el expresidente Uribe y él mismo para hacerle una encerrona a Chávez y, entonces, propinarle un brutal golpe final que lo dejará fuera de circulación para siempre.

Analicemos, desde la estrategia militar y política, cada uno de estos sesudos y hábiles movimientos del ajedrez santista:

Movimiento santista 1: Juan Manuel Santos, una vez electo, sale corriendo a reunirse con los magistrados de las Cortes, varios de ellos con relaciones peligrosas con el narcotráfico, enemigos de Uribe, encarceladores de congresistas uribistas e indultadores de los congresistas relacionados con las FARC. Toman chocolatico y luego whisky. Se reúnen varias veces.

Explicación de la Estrategia: Dicen los turiferarios santistas que estas reuniones son tramadas por Santos y Uribe, en conjunto, y tienen como finalidad engañar a las Cortes para hacerles creer que Santos está con ellos y no con Uribe, y que aprueba sus desplantes contra el presidente, su apoyo a los farcpolíticos y sus fiesticas con los narcos. Pero todo es un engaño.

Movimiento santista 2: Santos, una vez gana las elecciones, olvida en su discurso mencionar que seguirá prosperidad Democrática, y ya no dice que Uribe es el mejor presidente sino “uno de los mejores”. En cambio de “Seguridad y Prosperidad Democrática”, se destapa y dice que lo de él es la Tercera Vía, la misma que implantó Tony Blair en Inglaterra y Rodríguez Zapatero en España.

Explicación: Dicen los ingenuos que ésta es una hábil maniobra uribisantista –en conjunto siempre- para hacerles creer a los mamertos internacionales que Colombia por fin caerá en manos del socialismo, así sea en este tipo de socialismo británico. Es un mensaje para decirle a Chávez que prefieren el socialismo refinado de la aristocracia, al burdo socialismo venezolano manejado por incultos y burdos soldados. Obvio, esto no es cierto.. Santos no quiere socialismo de ninguna clase. Genial este movimiento.

El presidente Santos y el Juez Baltasar Garzón

Movimiento santista 3: Santos sale corriendo a Europa y se reúne con Baltasar Garzón, enemigo de Uribe y proclive a las FARC. Como Baltasar Garzón está a punto de ser puesto preso en España por prevaricato, le propone un acuerdo: Baltasar Garzón abandona su deseo de llevar a la Corte penal Internacional a don Víctor Carranza, zar de las esmeraldas y amigo de Juan Manuel, y a cambio el doctor Santos se trae a Garzón a Colombia para que se ensañe con los militares, que son el plato predilecto del juez español.

Explicación: Los tontonieles santistas dicen que el transfondo de este movimiento, es que Uribe no tiene visa para España. Así que se hará poner preso por Garzón para poder visitar la madre patria. De paso, a sabiendas de que los oficiales del ejército colombiano no quieren servirle más a la patria, Uribe y Santos acordaron esta estrategia para poner presos a la mayor cantidad de militares para que descansen gratis cuidados por el Inpec. Luego, ascienden a los militares torcidos profarianos, y así engañan a Chávez quien, sabiendo que Colombia será tomada por la izquierda apoyada por un ejército mamertizado, se retirará a descansar a Aruba. Un genial plan que sufrió unos cambios ya que finalmente Uribe sí consiguió Visa para Europa. De resto, sigue igual. Baltasar vendrá.

Movimiento Santista 4: Ratificación del general Suárez Bustamante como inspector general de las FF.MM. Suárez continuará acusando injustamente a militares y enviándolos a las cárceles con los aplausos de Iván Cepeda, Piedad Córdoba, Petro y demás profarianos.

Explicación: Siguen las tonterías de los seguidores de Santos. Dicen que, de nuevo, el propósito es engañar a Chávez y a las FARC, y hacerles creer que sus planes siguen adelante y que sus presiones sobre Santos para dejar nombrado a Suárez, son obedecidas. Santos ratificó a Suárez pero el tercer sol solo se lo pondrá en noviembre…¡Yo no lo hubiera pensado….!

Movimiento santista 5: Recibimiento con honores militares a Chávez. Aceptación de que él no ha apoyado, apoya ni apoyará a la guerrilla de las FARC. Que todo fue una burda mentira de Álvaro Uribe y que el discurso de Hoyos en la ONU fue pura cháchara. Humillación de Colombia frente al tirano de Venezuela.

Explicación: La jugada aquí, dicen los ciegos santistas, es que Chávez se confíe de que Santos acepta creerle que no financia ni refugia a guerrilleros de las FARC, con la condición de que el tirano le pague a los amigos de Santos los 800 millones de dólares que les adeuda. Una vez Chávez pague, le volverán a enrostrar su apoyo a las FARC. Sin embargo, como ante la comunidad internacional una nueva denuncia no tendría ya presentación ni credibilidad debido a que Santos y Chávez se pusieron de acuerdo en que esto era una mentira uribista, el nuevo denuncio se hará ante los países que no son miembros de la ONU: Anguila, Islas Caimán, Guam y Tokelau.. Allí Chávez quedará desenmascarado y Colombia salvará su honor… ¡Simplemente brillante…! (Uribe queda como un embustero, pero eso no importa… él se sacrifica…Todo ya está charlado con Juanma)

Atentado terrorista en Bogotá (Foto El Espectador)

Movimiento santista 6: Santos ordena retirar el proyecto de ley que radicó Álvaro Uribe en el Congreso para la Reforma a la Justicia.

Explicación: La estrategia aquí, aseguran los ingenuos, es que hay acuerdo entre Uribe y Santos para que el primero quede como un idiota y Santos como el nuevo dueño de la finca. Todo, para que las Cortes crean que pueden seguir saliendo de paseos con narcos, mandando a la cárcel a los uribistas, exonerando a los congresistas auxiliadores de las FARC y enriqueciéndose ilícitamente. Cuando menos lo piensen, ¡zaz! Santos, en una hábil maniobra les cambia el documento y les falsifica las firmas para que los congresistas queden engañados. Luego, se manda autenticar el documento donde un notario amigo y al lunes siguiente, cuando los magistrados vayan a sus oficinas, se encontrarán con la desagradable sorpresa de que les han cambiado las guardas a las chapas. ¡Soberbia jugada…!

Movimiento santista 7: Santos ordena declarar que ningún fallo de las Cortes, por más aberrado que éste sea, será comentado ni criticado por ningún miembro del gobierno. Luego, se lanza la noticia de que la Corte Constitucional declarará no viable el acuerdo militar con Estados Unidos mediante el cual se controlaría el tráfico de narcotráfico en nuestro espacio aéreo y territorial.

Explicación: Este será un engaño a la narcoguerrilla y demás traficantes de droga, dicen los santistas. La verdad es que Santos llamará a Uribe y, en secreto, sí criticarán el fallo, se reírán ambos y se burlarán a escondidas de los magistrados. ¡Sublime jugada maestra..! Como obviamente los gringos se sentirán ofendidos porque un tratado firmado entre dos naciones ha sido irrespetado, ellos se irán y dejarán de colaborar con nuestro país en todos los ámbitos. Para contrarrestar esta carencia, Se iniciarán relaciones comerciales con Irán y con la ETA. Se les enviarán tamales enlatados y ellos nos enviarán anfo y  detonadores para las bombas que comienzan a estallar. También se educará a nuestros jóvenes en sus escuelas de sicarios donde podrán obtener doctorados en degollamientos y terrorismo urbano. Eso solucionará el problema del empleo y, de paso, la superpoblación.

Todo esto, lo repito, forma parte de un genial plan craneado por el Doctor Juan Manuel Santos y aprobado por Álvaro Uribe quien, a pesar de que quedará aparentemente traicionado, burlado y amenazado, la realidad es que es solamente una jugada. A Uribe le fascina quedar así.

Finalmente, cuando todo esto ya esté funcionando, y Chávez haya instalado su socialismo bolivariano en Colombia, con algún tinte del socialismo inglés de la Tercera Vía; cuando nuestra patria esté desolada por el terrorismo, cuando los militares fieles a la democracia estén presos, cuando los expendedores de droga campeen por todos lados, y hayan muerto unos cuantos miles más de compatriotas,  cuando la familia Santos se haya enriquecido aún más con el horror nuestro, entonces el tirano Chávez se echará a dormir en una playa de Santa Marta.

Es ahí cuando aparecerá un helicóptero con miembros de la Fuerza Aérea Británica y se lo llevarán preso a una mazmorra en Irlanda.

Y entonces, Colombia podrá reiniciar tranquila su lucha contra el narcotráfico y contra la guerrilla sin que el fastidioso de Chávez nos insulte en Aló Presidente.

Por supuesto, todo este proceso durará poco más de doce años, y habrá que retroceder todo lo avanzado por Uribe. Pero eso no interesa. El presidente Uribe está de acuerdo. Todo está planeado entre él y Santos.

Cuando todo eso ocurra, entonces nosotros los incrédulos seremos señalados con el dedo índice de cada turiferario santista y se nos humillará gritándonos: “Lero, lero… se lo dije… lero, lero…. “ y nosotros no tendremos más remedio que aceptar que nos faltó la fe. Esto, con la debida aclaración de que es posible que antes hayamos muerto en un atentado terrorista o a manos de algún joven sicario con PhD.

Pero también es posible que tengamos razón y que todas estas movidas sean , efectivamente, una traición. Yo no sé, pero mi máxima es que al pájaro siempre se le conoce por la cagada.